jueves, 30 de septiembre de 2010

un poema de josé maría parreño

Platón nos asegura que el tiempo es circular,
que volverá a afirmarlo, que esto mismo
ya lo ha repetido.
San Agustín refuta esta doctrina
en su Civitas Dei,
mas yo la creo.

Yo quiero creerla.
Porque aunque sea precisa mi vejez,
y otra vez
los océanos hirviendo bajo un sol inminente,
la plegaria ante el fuego,
Platón y la Escolástica, la muerte de mi padre...
con el asombro de la primera vez
te besaré en los labios.



José María parreño.
Del libro Fe de erratas, Colección Puerta del mar XLI
Málaga, 1990.

2 comentarios:

Emilio Fernández dijo...

Extraordinario poema, gran poeta.

Lullu dijo...

Qué maravilla es Fe de erratas, y esa parte de Instrucciones para blindar un corazón. Aqui lo puse como referencia

http://lulluenlaciudad.blogspot.com/2010/05/gacela-primera-del-amor-imprevisto.html